Sol Turismo

  • Sol Turismo en Twitter
  • Sol Turismo en Facebook
  • Español

Con más de 150 especies

Benalmádena ya tiene el mayor mariposario de Europa

El mariposario del municipio malagueño de Benalmádena, el espacio más grande dedicado a las mariposas en Europa, cuenta con 2.000 metros cuadrados y un bello estilo tailandés.

El proyecto está promovido por la entidad Imago Dracaena S.L., integrada por el empresario José Antonio Plaza y la veterinaria Asunción Gómez. Esta empresa posee otro mariposario y la única granja de mariposas de Europa, ambos en Canarias.
El acto de inauguración dio comienzo con el discurso de la directora y propietaria, Asunción Gómez quien ha señalado que "este mariposario es un zoológico en toda la extensión de la palabra". "La principal diferencia con otros parques es que trabajamos con animales que tienen una vida media de dos semanas, por tanto, es un zoo muy dinámico, en el que la población se renueva por completo cada 15 días", ha afirmado.
"El otro aspecto que nos diferencia de otros zoológicos es, lógicamente, el contacto directo con el público. Las mariposas están volando alrededor de los visitantes y es posible observar directamente su comportamiento, como parque zoológico tenemos un compromiso con la conservación y con la educación y por eso vamos a trabajar muy estrechamente con los colegios, preparando aulas de naturaleza y seminarios en el propio mariposario".
A continuación fue el alcalde Enrique Moya quien tomó la palabra, en primer lugar para agradecer la valentía de los promotores de la idea y continuar añadiendo que "con el Mariposario, Benalmádena mantiene el liderazgo de centro de ocio en Andalucía. A Selwo Marina, al Teleférico, a Sea Life y al Parque de Atracciones Tívoli World, se le sumará a partir de este momento un nuevo proyecto, un parque con más de 2.000 metros cuadrados dedicado a las mariposas. Una apuesta empresarial que sin duda será un gran revulsivo económico para el municipio, pues se convertirá en una de nuestras grandes atracciones turísticas y, por consiguiente, en el lugar ideal para pasar unas vacaciones en familia. Lo anunciamos en la Feria Internacional de Turismo 'Fitur' el pasado mes de enero y nos comprometimos abrir las puertas de este parque en el primer trimestre de este año”, expresó Enrique Moya. “Un compromiso que hemos cumplido, pues ya vuelan en él entre 1.500 y 2.000 mariposas de especies exóticas originarias de las áreas tropicales de todo el mundo. La promoción turística de Benalmádena parte de la puesta en marcha de proyectos de futuro, y este mariposario ha sido una de nuestras grandes apuestas para este año, junto con el proyecto de la ampliación del Puerto Deportivo que supondrá también un importante revulsivo económico y que generará más de 2.000 puestos de trabajo”.
El mariposario cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Benalmádena, que ha cedido el suelo. El área de vuelo del mariposario abarca un jardín tropical acristalado de más de 900 metros cuadrados de superficie y ocho metros de altura, en el que vuelan entre 1.500 y 2.000 mariposas de especies exóticas originarias de las áreas tropicales de todo el mundo.
A lo largo del año se pueden ver más de 150 especies distintas. El 70 por ciento de los ejemplares que vuelan en el mariposario es de producción propia y el 30 por ciento se importa de sus lugares de origen.
Para dotar al edificio de autenticidad, muchos de los materiales de construcción, así como los elementos decorativos, fueron traídos directamente de Tailandia. Las tejas azules de la pagoda que cubre la entrada fueron fabricadas en ese color expresamente en Chiang Mai para el mariposario.
La elección del estilo tailandés para el edificio se debe a factores como la armonía estética y conceptual con el templo budista situado junto al mariposario. Además, fue en Asia, concretamente en China, donde se inició hace 4.000 años la cría de mariposas para la producción de seda y, posteriormente, en Tailandia, Malasia e Indonesia para su exhibición en cautividad.
La principal dificultad que implica este proyecto es la climatización, ya que para la vida de estas especies se requieren condiciones ambientales muy especiales --de 24 a 28 grados centígrados y un 70 por ciento de humedad relativa--, difíciles de mantener en estas dimensiones.
Tal y como han indicado desde el Ayuntamiento en un comunicado, el mantenimiento del jardín es también difícil, ya que, al no poder utilizar ningún producto fitosanitario, el control de las plagas ha de realizarse de forma manual o mediante lucha biológica.
El alcalde presidió la comitiva que dio el primer paseo por el mariposario, viendo de primera mano el nacimiento de nuevos ejemplares así como se alimentan con trozos de fruta estratégicamente situadas por todo el parque.