Sol Turismo

  • Sol Turismo en Twitter
  • Sol Turismo en Facebook
  • Español

Recorrido por sus provincias

Conoce la Andalucía más dulce, la de sus postres

¿Te gusta el merengue? Ven a Almería y prueba la media luna. Además del fantástico paraíso de Cabo de Gata, la provincia de Almería tiene mucho más que ofrecer. Aquí el merengue arrasa, y lo dicen los profesionales de la pastelería en la ciudad. La media luna es uno de los pasteles más típicos y uno de los preferidos por los propios almerienses. El merengue de este dulce es de fácil elaboración.

Se utilizan claras de huevo batidas y se le añade un poco de azúcar en polvo. El siguiente paso es ponerlo encima de un bizcocho de los de siempre, cocinado con azúcar, harina y agua (o leche)
Lo puedes saborear en muchas de las pastelerías de la ciudad, pero te aconsejamos que te acerques a la Confitería Capri, en la calle Méndez, en pleno centro de Almería. Es una de las pastelerías más antiguas de la ciudad, remontando sus orígenes a 1940.
Llévate un pionono a la boca. Prueba el auténtico sabor de Granada.
El pionono es uno de los emblemas gastronómicos de Granada. Existe desde 1897, creado por Ceferino Isla, y el proceso de elaboración se ha mantenido fiel a sus orígenes.
Es un pastelillo con un aspecto bastante encantador, se dice que inspirado en el Papa Pío IX. Tiene dos partes diferenciadas: una base de bizcocho enrollada en forma de cilindro coronada con crema tostada. Es de textura muy agradable. Se siente fresco y húmedo en el paladar.
Este postre tan popular se elabora a diario y de forma artesanal en el obrador de Santa Fe. No aceptes imitaciones y pruébalos en Casa Isla, en el centro de la ciudad. Tiene el tamaño perfecto para saborearlo de un sólo bocado. ¡Para chuparse los dedos!
Acércate a Cádiz y come sus dulces más típicos: el pan de Cádiz y el gañote de Ubrique.
Si vas de paso por Cádiz detente para probar el pan de Cádiz. Que no te engañe su forma de panecillo, este postre no es soso para nada. Todo lo contrario, su sabor inundará tu paladar. Está hecho de mazapán y relleno de fruta confitada. El nombre de pan se le da porque se hornea antes de su consumo. Es muy típico en fechas navideñas, y también se le llama turrón de Cádiz. Encontrarás este dulce y muchos más en confiterías como El Pópulo, en la céntrica calle Pelota.
Y si tienes pensado ver más de la provincia gaditana, no puedes perderte los gañotes. Es un dulce muy típico de los pueblos de la Sierra de Grazalema, aunque su origen se sitúa en Ubrique. Se consume sobre todo durante la Semana Santa pero puedes encontrarlo durante todo el año. Se elabora con huevos, canela, azúcar, ralladura de limón, aceite de oliva y ajonjolí. Luego se enrolla en forma de caña y se fríe.
Consejo: Si te gusta la miel no dudes en echarle un poco por encima antes de echarle un bocado.
Pásate por el pueblo de Almonte, en la provincia de Huelva, y descubre las deliciosas pezuñas.
La confitería Hierro, en el pueblo de Almonte, es una de las más antiguas del pueblo. Fue fundada en 1954 y sus métodos de fabricación se mantienen fieles a la tradición pastelera que la vio nacer.
Úbeda y Baeza te descubren dos postres de Semana Santa: el rosco de Jesús y el hornazo.
¿Aún no conoces Úbeda y Baeza? No dudes ni un segundo en darte una vuelta por sus impresionantes centros históricos. Después te quedará por explorar su gastronomía panadera.
En Semana Santa son muy populares dos productos muy vistosos: el rosco de Jesús y el hornazo. Este último es muy curioso, se trata de una torta de aceite de oliva coronada con un huevo de duro, aún con cáscara, en el centro. Pruébalos en la panadería Paniaceite, en pleno centro de Úbeda.
Conoce la antigua tradición "mostachera” de Utrera.
En la provincia de Sevilla hay un pueblo con una tradición bizcochera curiosa: Utrera. De aquí es muy típico el mostachón, un bizcocho de origen árabe. Es tierno, blando, de forma esférica y aplastada, perfecto para mojar en tu café o en tu taza de chocolate caliente.
Se elabora artesanalmente con harina, miel, huevo, canela y azúcar. Antes de consumirse se hornea encima de un característico papel de estraza.
En Utrera lo puedes encontrar en la encantadora pastelería de Diego Álvarez, orgulloso propietario de una tradición que fecha de 1880, siendo Diego de la quinta generación que mantiene el negocio.
Córdoba y su exquisito pastel cordobés. Prueba el postre más típico de la provincia.
En Córdoba lo tendrás fácil para probar el postre más tradicional de la zona: el pastel cordobés. Lo encontrarás en la mayoría de cafeterías y restaurantes de su capital. Es ideal para tomar con el café y una excelente merienda para los más pequeños.
Es una torta de hojaldre, normalmente con relleno de cabello de ángel o cidra. Suele tener forma circular, y se come por porciones. En la cafetería El Triunfo, justo delante de la Mezquita-Catedral, hacen unos ejemplares deliciosos.
Disfruta de los roscos fritos de naranja y de la torta loca en Málaga.
Si hay un postre estrella en Málaga es el rosco frito de naranja, un postre muy típico de Semana Santa. Además es una receta casera y muy tradicional, así que si te animas puedes intentar elaborarla con tus propias manos.
¿Quieres saber qué sabor tiene el postre con el nombre más divertido de Málaga?
 Acércate a cualquier pastelería y pide una torta loca. Son dos discos de hojaldre con crema pastelera y glaseado de naranja por encima. Se suele coronar con media guinda. Las puedes probar en confiterías tradicionales como Aparicio, situada en el centro de la ciudad.

unicaja