Sol Turismo

  • Sol Turismo en Twitter
  • Sol Turismo en Facebook
  • Español

Playas de El Ejido

Playas únicas en Almería.

Su litoral se divide en playas de gran atractivo como las dos de Almerimar, que rodean a la urbanización del mismo nombre con una extensión de 3,5 kilómetros y una anchura de 100 metros. Disponen de un cuidadoso servicio de limpieza. La playa de la Ensenada de San Miguel, de 2,5 kilómetros, es ideal para la práctica del ‘windsurfing’ durante todo el año, y escenario de importantes competiciones deportivas. La de Guardias Viejas, de 3 kilómetros, rodea al núcleo del mismo nombre y es perfecta, además, para la pesca deportiva.La playa de Balerma, con 6 kilómetros de extensión, en un núcleo de tradición marinera, está bordeada por el paseo marítimo del casco urbano y una gran playa virgen junto a las dunas litorales.

Finalmente, la de Punta Entinas, linde costero del Paraje Natural, está formada por 10,5 kilómetros de playa virgen con escenarios incomparables de dunas y vegetación. Por su condición de zona protegida, no tiene servicios ni accesos por carretera, pero es una buena opción para paseos y navegación costera.
Precisamente, los parajes protegidos ubicados en el término municipal configuran otro de los grandes atractivos para el visitante. Junto a Almerimar  se encuentra el de Punta Entinas-Sabinar, que ocupa una franja costera de un kilómetro de ancho por 16 kilómetros de largo. Tiene una inmensa riqueza ornitológica con más de 200 especies de aves catalogadas, muchas de ellas en vías de extinción, que encuentran en sus humedales y zonas de carrizos y lentiscos el hábitat ideal para su instalación estable, a lo que hay que añadir su importancia como lugar de reposo temporal para las grandes migraciones entre los continentes europeo y africano. En las casi 2.000 hectáreas de Punta Entinas existen diversos ecosistemas que facilitan una rica diversidad de comunidades vegetales y animales sin parangón, y puede contemplarse uno de los escasos paisajes de dunas vivas entre las lagunas y la playa virgen.
Por su parte, Cañada de las Norias es uno de los ejemplos de reserva natural que ha aparecido debido a la mano del hombre. En este caso, su creación casi accidental se debe a los humedales surgidos en las 130 hectáreas por las extracciones de tierras para la construcción de los primeros invernaderos de la zona. Al aflorar los acuíferos salobres se ha favorecido una gran cantidad de vegetación lacustre que se ha convertido en refugio natural de aves sedentarias y migratorias. La Cañada de Las Norias es hoy uno de los principales refugios europeos de la Malvasía, pato del que había apenas 20 ejemplares en España en 1977 y que en la actualidad superan el centenar, y que viene a completar las cincuenta especies protegidas que se encuentran habitualmente en este paraje.  

  1. Enlaces 1
  2. Unicaja
  3. Ikopter
  4. Mariano Pozo
  5. Facebook
Unicaja portada